Robo

El Código Penal define el término “robar” como toda persona que se apropia, toma, carga, dirige o se lleva la propiedad personal de otro o que, de manera fraudulenta, se apropia de los bienes que se le han confiado, despojando a cualquier otra persona de su dinero, trabajo o bienes muebles o inmuebles, o toda aquella persona que informe falsamente sobre su riqueza o su carácter económico. Hay dos distinciones importantes en los cargos relacionados al robo: robo mayor y ratería. Los cargos asociados con robo por lo general son dependientes y se evalúan de acuerdo al valor de la alegada propiedad robada.

Los tribunales determinarán el valor de los bienes robados de acuerdo al valor razonable y justo del mercado. Si los cargos de robo están relacionados con la mano de obra o servicios prestados o recibidos, el valor se determinará por el precio estipulado en el contrato. De no haber un contrato escrito para la mano de obra o el servicio brindado, el pago razonable y corriente para dicho trabajo será utilizado. En el caso de daños continuos, los cargos se seguirán acumulando para cubrir todos los daños anteriores, actuales y futuros.

Si el valor de la propiedad en cuestión es más de $950, el delito será considerado robo mayor. El cargo de robo puede ser considerado un delito menor o un delito grave, dependiendo de los antecedentes penales del delincuente y la valuación monetaria del hurto. De ser condenado por un delito grave de robo, la pena puede ser de hasta tres años en una prisión estatal y una multa máxima de $10,000. Las multas por un delito menor de robo pueden ser de hasta $1,000 y seis meses de prisión. Si la propiedad tiene un valor menor de $50 y el delincuente no tiene antecedentes penales, los cargos podrían ser reducidos a una infracción que conlleva una multa máxima de $250.

La violencia, la amenaza de cometer actos de violencia o el acto de mostrar un arma durante un robo puede resultar en cargos de robo con violencia. El robo con violencia es un delito grave, lo que resulta en una multa mayor y una pena de hasta cinco años en prisión. Un robo mayor que involucre el robo de un arma de fuego puede resultar en una sentencia más alta, que oscila entre dieciséis meses y hasta tres años en prisión. Los casos que involucren ganado, cultivos agrícolas, automóviles, aviones, o propiedad tomada directamente de un individuo serán clasificados como robo agravado. En casos de reincidencia de robo de embarcaciones o vehículos, la pena no excederá de tres años de prisión. Si una persona se lesiona durante un robo, ésta puede iniciar una acción legal reclamando tres veces el monto de los daños reales además de los gastos médicos, gastos legales y honorarios de su abogado. Si una persona compra o recibe cualquier propiedad a sabiendas de que es robada o que se ha obtenido ilegalmente, puede enfrentar cargos por robo y puede ser encarcelado hasta por un año. Cualquier acusación de robo debe ser tomada en serio, ya que incluso un delito menor o una infracción se incluirán como parte de su expediente y puede afectar su futuro. Toda persona acusada de robo debe buscar representación legal para ayudar a mitigar los daños potenciales, ya que las penalidades por hurto pueden ser graves.

Marya García es una abogada de defensa criminal en San Diego, que ofrece servicios a personas acusadas del Tráfico Ilegal de Personas Extranjeras, Agresión, Violencia Doméstica, Drogas, Conducir Bajo los Efectos del Alcohol (DUI), Fraude, Abuso Sexual y Robo. Para obtener más información sobre MLG Defense y los servicios que ofrece, no dude en llenar el formulario de contacto.

 

Mayra L. Garcia – Tu Abogada en San Diego

Nuestro despacho está localizado en un lugar conveniente, en el edificio Bristol Square, en 185 West F Street [la calle F oeste], en el centro de San Diego entre Front street y First avenue [entre la calle Front y la avenida Primera].