Fraude

El término de  “fraude” puede incluir una amplia gama de delitos. Los cargos penales asociados al fraude pueden ser complejos y pueden conllevar cargos adicionales. Todo cargo por fraude es serio y requiere consejería legal. Al amparo de la sección 528-539 del código penal, el fraude se puede definir e imputar de varias maneras.

A continuación algunos de los casos de fraude que define el Código Penal. Toda persona que falsamente personifica a otra. Si el impostor se casa o pretende casarse con otra, con o sin el consentimiento de la otra, es culpable de delito grave, lo cual conlleva severas y costosas multas, además de prisión. Cualquier persona que, a sabiendas y sin autorización, falsamente personifica a otra persona de cualquier manera, incluyendo a través del Internet, con el propósito de hacer daño, intimidar, amenazar o defraudar a otra persona. Este tipo de fraude puede dar lugar a una multa de hasta $1,000 dólares, una condena de cárcel de hasta un año o ambas cosas. Además de las sanciones, una persona que sufriere daños o perjuicios puede iniciar una acción legal civil contra el infractor por daños compensatorios. El cargo por fraude puede imputarse a cualquier persona que falsamente personifique a otra en su capacidad personal u oficial. Los cargos de fraude se le imputarán a cualquier persona que verifique, publique, declare o se manifieste en nombre de otra persona. En este caso, los acusados ​​serán enjuiciados y castigados y pueden ser responsables por el pago de los daños acumulados por dicho fraude, y tendrán que pagar una multa de hasta $10,000 dólares y cumplir un año en prisión. Cualquier persona que fabrique, produzca, venda, ofrezca, o transfiera un certificado de nacimiento o un certificado de bautismo falso, a sabiendas de que dicho documento es o ha sido falsificado, y con la intención de engañar, puede ser acusado de fraude, así como cualquier persona que ofrezca, muestre o posea cualquier certificado de identificación falso o intente ocultar su verdadera identidad y falsificar cualquier documento que habría sido emitido por el departamento de vehículos de motor. Este tipo de fraude puede resultar en multas de hasta $1,000 dólares y un año de prisión. Si el documento es una tarjeta o instrumento de identificación oficial, la multa puede ser de hasta $5,000 dólares. Cualquier persona que posea dicho documento será acusado de un delito menor y se le impondrá una multa de no menos de $1,000 dólares y no más de $2,500 dólares. Toda persona que falsamente personifique a otra con la intención de recibir dinero o bienes destinados a ser entregados a la persona real, será castiga de la misma manera y en la misma medida que por el robo del dinero o los bienes perdidos o recibidos. La mayoría de los cargos por fraude, incluyendo la intención de cometer fraude, son castigados con multas y penas de cárcel. La mayoría de los fraudes civiles son considerados como hechos de mala fe. Los cargos imputados por este tipo de fraude requieren que el acusado devuelva a la víctima a su estado original, antes de que se cometiera el fraude. Algunos tipos de fraude son: fraude por quiebra, fraude fiscal, robo de identidad, fraude de seguros, fraude postal, fraude de valores, fraude de tarjetas de crédito o débito, fraude por telemercadeo y fraude electrónico. Todo caso de fraude puede resultar en grandes multas, encarcelamiento o ambos. Con sanciones tan severas como estas, es muy importante encontrar a un buen abogado y es recomendable buscar asesoría legal.

Marya García es una abogada de defensa criminal en San Diego, que ofrece servicios a personas acusadas de Tráfico Ilegal de Personas Extranjeras, Agresión, Violencia Doméstica, Drogas, Conducir Bajo los Efectos del Alcohol (DUI), Fraude, Abuso Sexual y Robo.

Mayra L. Garcia – Tu Abogada en San Diego

Nuestro despacho está localizado en un lugar conveniente, en el edificio Bristol Square, en 185 West F Street [la calle F oeste], en el centro de San Diego entre Front street y First avenue [entre la calle Front y la avenida Primera].