Agresión

La agresión es un ataque y los cargos asociados con la agresión puede ser grave. Cualquier persona que enfrenta un cargo de agresión debe obtener representación legal para ayudar a mitigar los cargos. La agresión se define como un intento ilegal, junto con la habilidad de cometer una lesión violenta en contra de otra persona. Aunque la mayoría de los cargos de agresión resultan en daños físicos, dolores o lesiones, se pueden hacer cargos por agresión si una acción puede ser descrita como que sea razonablemente ofensiva para una persona racional, o si el ofensor sabía que dicha acción sería considerada ofensiva para la persona afectada. Una acción intencional o indirecta que perjudica u ofende a otro puede resultar en cargos por agresión. La intención es una consideración importante en los cargos de agresión. Si el ofensor tenía una clara intención de hacer contacto físico, incluso si ese contacto no tenía la intención de causar daño o perjuicio, la acción podría resultar en cargos de agresión. Si es declarado culpable, la víctima puede presentar una acción por daños, que serán evaluados con el fin de recobrar dinero por dicha agresión. Estos daños pueden incluir, pero no están limitados, al dolor y el sufrimiento, el estrés mental o emocional y/o daños, honorarios médicos, y/o pérdida de ingresos debido a una lesión. En algunos casos extremos que resulten ser más grave o anormalmente excesivos, la víctima puede reclamar daños y perjuicios.

Los cargos por agresión pueden caer bajo diferentes clasificaciones: simple, sexual, violencia familiar y agravada.

  1. Los cargos simples de agresión se reservan para los casos que involucren una lesión o daño no consentido a otra persona. Los cargos asociados con agresión simple conllevan multas de hasta $1,000 dólares y una pena de prisión máxima de un año.
  2. La agresión sexual incluye el contacto sexual no consentido con órganos sexuales o la intención de tocar o intencionalmente hacer contacto con los órganos sexuales de otra persona sin su consentimiento. Los cargos asociados con agresión sexual conllevan multas de hasta $2,000 dólares y una pena de prisión máxima de un año. Para casos más graves, los cargos pueden conllevar prisión por entre 3 y 4 años, y una multa de hasta $10,000.
  3. Los cargos por violencia familiar se presentan cuando las personas involucradas en dichos actos están relacionados, pero la acción no garantiza los cargos de violencia doméstica. Los cargos asociados con violencia familiar conllevan multas de hasta $2,000 dólares y una pena de prisión máxima de un año.
  4. La agresión agravada, el cargo más serio de agresión, se puede presentar si el daño sufrido es extremadamente grave, como la desfiguración o la pérdida de un miembro, mutilación o parálisis.
  5. Los cargos asociados con agresión agravada son delitos graves y conllevan multas mucho más elevadas y una pena de prisión con una pena máxima de veinte años.

 

Los cargos por agresión que involucran un arma mortal o un instrumento aparte de un arma de fuego, puede dar lugar a penas más altas y el castigo puede ser encarcelamiento en una prisión estatal por dos, tres o cuatro años y una multa de hasta $10,000. Toda persona que cometa una agresión con un arma de fuego puede recibir una multa parecida pero con la excepción de recibir una sentencia obligatoria de seis meses cárcel. Si el arma de fuego se puede clasificar como una ametralladora y/o un arma semiautomática, las penas de prisión pueden extenderse de 4 a 12 años. Cualquier agresión que involucren a un oficial del gobierno, funcionarios, empleados médicos, bomberos o profesionales de educación dará lugar a sanciones más severas.

Marya García es una abogada de defensa criminal bilingüe que ofrece servicios en el Condado de San Diego. The Law Office of Mayra L. Garcia ofrece servicios en casos que involucren situaciones como: Tráfico Ilegal de Personas Extranjeras, Agresión, Violencia Doméstica, Drogas, Conducir Bajo los Efectos del Alcohol (DUI), Fraude, Abuso sexual y Robo.

Mayra L. Garcia – Tu Abogada en San Diego

Nuestro despacho está localizado en un lugar conveniente, en el edificio Bristol Square, en 185 West F Street [la calle F oeste], en el centro de San Diego entre Front street y First avenue [entre la calle Front y la avenida Primera].